PROCEDIMIENTOS

VENAS VARICOSAS O VARICES

Las venas varicosas son venas retorcidas y dilatadas. Cualquier vena puede volverse varicosa; sin embargo, las venas afectadas con mayor frecuencia son las de las piernas y las de los pies. Eso se debe a que estar de pie y caminar con una postura erguida aumenta la presión en las venas de la parte inferior del cuerpo; las venas varicosas y las arañitas (una variación leve frecuente de las venas varicosas) no son un problema estético sino un espectro de enfermedad que tiene signos, síntomas y complicaciones.

Las venas varicosas también pueden ser una señal de un mayor riesgo de otros problemas circulatorios. El tratamiento puede requerir de cuidado personal, medidas generales de higiene, de dieta y procedimientos médico – quirúrgicos para poder tratar las venas.

Causas

Las arterias llevan sangre desde el corazón hacia el resto de los tejidos. Las venas regresan la sangre del resto del cuerpo al corazón para que la sangre pueda volver a circular. Para regresar la sangre al corazón, las venas de las piernas deben trabajar contra la gravedad.

Las contracciones musculares en la parte inferior de las piernas actúan como bombas, y las paredes elásticas de las venas ayudan a que la sangre regrese al corazón. Las pequeñas válvulas de las venas se abren a medida que la sangre fluye hacia el corazón y luego se cierran para impedir que la sangre fluya hacia atrás.

Las venas varicosas son un problema crónico hereditario que no tiene cura, lo que se hace son tratamientos paliativos para poder controlar la progresión de la enfermedad; no tiene causas relacionadas directas pero sí, factores de riesgo, ya que como se dijo, la causa prácticamente es un problema hereditario.

Los factores de riesgo más comunes para la aparición de las venas varicosas comprenden:

Genética: Observar si en los familiares hay casos de várices, es una buena forma de encontrar las causas que las producen. Una identificación correcta de antecedentes familiares de várices , puede contribuir a identificar las causas del origen de las várices y encontrar de esta manera el tratamiento correcto para curarlas.

Edad: A medida que envejeces, las venas pueden perder elasticidad y se estiran. Las válvulas de las venas pueden debilitarse y permitir que la sangre que se mueve hacia el corazón fluya hacia atrás.

La sangre se acumula en las venas, se agrandan y se vuelven varicosas. Las venas se vuelven azules porque contienen sangre desoxigenada, que está en el proceso de volver a circular a través de los pulmones.

Sexo: Las mujeres son más propensas a desarrollar varices que los hombres . En el embarazo es el momento donde se tiene a desarrollar la mayor cantidad de várices , esto es así porque es cuando se produce cantidades muy elevadas de estrógeno. Ésta, es una hormona que relaja las venas impidiendo la circulación de la sangre.

También la menopausia y la menstruación femenina son períodos críticos para la aparición de las várices.

Ropa ajustada:  No toda la ropa y accesorios generan várices , sin embargo, hay que tener precauciones a la hora de vestir con ropa ajustada.

Por ejemplo, hay algunos zapatos de tacón alto que impiden la circulación de la sangre y por lo tanto, la aparición de várices a mediano y largo plazo. Existe evidencia científica de esto. Los zapatos cerrados de taco alto ajustan demasiado y limitan el recorrido de la sangre que va hacia el corazón.

De esta forma, quedará acumulada en las piernas originando las várices. Si utilizas prendas demasiado apretadas ocurre lo mismo. La sangre no fluye correctamente por el cuerpo ocasionando venas varicosas.

Embarazo: Algunas mujeres embarazadas presentan venas varicosas. El embarazo aumenta el volumen de sangre en el cuerpo, pero disminuye el flujo de sangre de las piernas a la pelvis. Este cambio circulatorio está diseñado para apoyar al feto en crecimiento, pero puede producir un efecto secundario desafortunado: venas agrandadas en las piernas.

Las venas varicosas pueden aparecer por primera vez o pueden empeorar durante el final del embarazo, cuando el útero ejerce mayor presión en las venas de las piernas. Los cambios hormonales durante el embarazo también podrían contribuir. Por lo general, las venas varicosas que se manifiestan durante el embarazo mejoran sin tratamiento médico de 3 a 12 meses después del parto.

Sobrepeso: El sobrepeso y la obesidad son un factor que propicia el surgimiento de várices  ya que el sobrepeso pone en tención la parte de las venas de las piernas . Asimismo, cuando hay un exceso de peso, se obstruye el flujo sanguíneo y s ejerce presión sobre las venas que producen daños.

Estreñimiento: Si se sufre de estreñimiento se es más propenso a desarrollar várices , puesto que a la hora de evacuar se debe realizar un esfuerzo mucho más grande que recaerá sobre las venas. Este esfuerzo provocará que las venas se dañen, se estiren y paulatinamente se produzca la aparición de las venas varicosas

Ejercicio físico de alto impacto: Lo cierto es que  la actividad física de alto impacto  como realizar levantamiento de pesas, puede propiciar la aparición de las várices.

Si realizas este tipo de actividad física, recuerda exhalar justo cuando vas a levantar el peso, de esta forma, evitarás realizar presión excesiva sobre el abdomen. Si se realiza mucha presión sobre el abdomen genera que las venas se expandan, debilitando las válvulas que consecuentemente  llevará a la aparición de las várices.

Terapia de reemplazo hormonal: Asociado al tratamiento de la menopausia así como la utilización de anticonceptivos de cualquier naturaleza, de tipo hormonal ya sean estos orales, inyectables, implantes o la utilización de Te con hormonas, a pesar de que ya existen nuevas moléculas que son consideradas “más benignas” al respecto, todavía esa asociación de factor de riesgo no ha desaparecido.

Síntomas

Las venas varicosas pueden no causar ningún dolor. Los signos que puedes tener por las venas varicosas son los siguientes:

  • Venas que son de color púrpura o azul oscuro
  • Venas que aparecen retorcidas y sobresalen, a menudo, como cordones en las piernas

Cuando se manifiestan signos y síntomas dolorosos, estos pueden comprender lo siguiente:

  • Una sensación de dolor o de pesadez en las piernas
  • Ardor, pulsación, calambres musculares e hinchazón en las extremidades inferiores
  • Empeoramiento del dolor después de estar sentado o de pie durante mucho tiempo
  • Picazón alrededor de una o de más venas
  • Sangrado de las venas varicosas
  • Un cordón doloroso en la vena con cambios de color a rojo de la piel
  • Cambios en la piel, endurecimiento de la vena, inflamación de la piel o úlceras en la piel cerca del tobillo, lo que significa que tienes una forma grave de enfermedad vascular que requiere atención médica
VENAS VARICOSAS 900 X 850

Las arañitas vasculares o telangiectasias son venas varicosas y  parte del espectro de la enfermedad, es decir, son una parte del problema aunque no necesariamente son venas que van a evolucionar a venas grandes sino que pueden estar presentes o no junto a estas.

Las telangiectasias se encuentran más cerca de la superficie de la piel y, a menudo, son rojas o azules, Se producen en las piernas, pero también pueden encontrarse en la cara. El tamaño de las arañitas varía y, a menudo, parecen una telaraña.

Complicaciones 

Las complicaciones de las venas varicosas, aunque poco frecuentes, comprenden:

  • Úlceras. Pueden formarse úlceras en la piel cerca de las venas varicosas, en especial cerca de los tobillos. Las úlceras se producen por la acumulación de líquido a largo plazo en estos tejidos, que es provocada por el aumento de la presión sanguínea en las venas afectadas.

Por lo general, se producen cambios trófico – cutáneos con la presencia de una mancha color café en donde se puede asentar la úlcera, siendo este el cambio más importante para llegar a un diagnóstico preliminar. Consulta con tu médico de inmediato si sospechas que tienes una úlcera.

  • Coágulos sanguíneos. En algunas ocasiones, las venas profundas de las piernas se dilatan. En dichos casos, la pierna afectada puede hincharse de forma considerable. Cualquier hinchazón repentina de la pierna justifica atención médica de urgencia, ya que puede indicar un coágulo sanguíneo, un trastorno conocido médicamente «como trombosis venosa.

En algunas ocasiones, las venas que se encuentran muy cerca de la piel pueden explotar. Por lo general, esto causa un sangrado que puede ir de leve a severo dependiendo de la localización, el tipo de vena varicosa, si está asociado a cambios de la piel, a la presencia de úlceras o al tamaño de la vena y puede llegar a comprometer inclusive del tema hemodinámico. Hay casos  donde el paciente puede llegar con hipovolemia o shock por este tipo de sangrados ya que realmente no se sienten, a veces por estar dormidos, o por tratarse de un paciente de edad avanzada, empiezan a sangrar sin darse cuenta y cuando llegan a tener conciencia del problema ya han perdido una cantidad considerable de sangre que requiere manejo hospitalario. Hay que tener presente que, cualquier sangrado justifica atención médica, ya que existe un riesgo alto de que pueda suceder de nuevo.

Prevención 

No existe una manera de prevenir por completo las venas varicosas. Pero mejorar la circulación y el tono muscular puede reducir el riesgo de desarrollar venas varicosas o que se formen nuevas. Las mismas medidas que puedes tomar para tratar el malestar por las venas varicosas en el hogar pueden ayudar a prevenir las venas varicosas, entre ellas:

  • Hacer ejercicio
  • Controlar el peso
  • Seguir una dieta rica en fibras y con bajo contenido de sal
  • Evitar los tacos altos y los calcetines ajustados
  • Elevar las piernas
  • Cambiar la posición de sentado o de pie periódicamente
  • Es importante realizarse un control anual con el especialista

Diagnóstico 

Para diagnosticar las venas varicosas, es necesario tener una entrevista con un especialista. El médico realizará una exploración física y también observará las piernas mientras estés de pie para verificar si hay hinchazón. El médico también te puede pedir que describas cualquier dolor en las piernas.

Es obligatoria la realización de un Eco Doppler para poder identificar los territorios que se encuentran afectados, el tipo de afectación y si existen complicaciones o no como la presencia de coágulos sanguíneos. En esta prueba no invasiva, un técnico pasa un pequeño dispositivo manual (transductor), aproximadamente del tamaño de una barra de jabón, contra la piel de la zona del cuerpo que se examina. El transductor transmite imágenes de las venas de las piernas a un monitor para que un técnico y el médico puedan verlas.

Tratamiento 

Aunque se trate de un tratamiento de varias modalidades de tipo médico – quirúrgico, por lo general, el tratamiento no implica una estancia hospitalaria ni una recuperación prolongada e incómoda. Gracias a los procedimientos menos invasivos, las venas varicosas pueden tratarse generalmente en forma ambulatoria. Consulta con tu médico si el seguro cubrirá parte del costo de tu tratamiento. Si se realiza puramente por motivos estéticos, es probable que tú mismo tengas que pagar el tratamiento de las venas varicosas.

CUIDADO PERSONAL 900 X 500

Cuidado Personal 

El cuidado personal (como hacer ejercicios, perder peso, no usar vestimenta ajustada, elevar las piernas y evitar estar de pie o sentado por períodos prolongados) puede aliviar el dolor y prevenir que empeoren las venas varicosas.

Medias de Compresión

A menudo, el uso de medias de compresión todo el día es el primer enfoque que se intenta antes de pasar a otros tratamientos. Aprietan las piernas de manera firme, lo que ayuda a las venas y los músculos de las piernas a mover la sangre más eficientemente. La compresión varía según el tipo y la marca. Puedes comprar medias de compresión en la mayoría de las farmacias y las tiendas de suministros médicos. Los precios varían. También se dispone de medias de compresión recetadas.

Tratamientos Adicionales

Si no respondes al cuidado personal o a las medias de compresión, o si la enfermedad es más grave, el médico puede sugerir uno de estos tratamientos para las venas varicosas:

  • En este procedimiento, el médico inyecta una solución que cicatriza y cierra las venas varicosas de tamaño pequeño y mediano. En algunas semanas, las venas varicosas tratadas deberían atenuarse; Si bien puede ser necesario inyectar en la misma vena más de una vez, la escleroterapia es eficaz si se realiza de manera correcta. La escleroterapia no requiere anestesia y puede hacerse en el consultorio del médico.
  • Escleroterapia con espuma de venas grandes. La inyección de una solución de espuma en una vena grande también es un tratamiento posible para cerrar una vena y sellarla. Esta es una técnica más nueva.
  • Cirugías con láser. Los médicos están utilizando una nueva tecnología en tratamientos con láser para cerrar las venas varicosas y las arañitas más pequeñas. La cirugía con láser funciona al enviar fuertes ráfagas de luz a la vena, lo que hace que la vena se difumine y desaparezca lentamente. No se utilizan incisiones ni agujas.
  • Procedimientos asistidos por catéter con radiofrecuencia o energía láser. En uno de estos tratamientos, el médico inserta un tubo delgado (catéter) en una vena agrandada y calienta el extremo del catéter con radiofrecuencia o energía láser. A medida que se extrae el catéter, el calor destruye la vena al hacer que se contraiga y se selle. Este procedimiento es el tratamiento preferido para las venas varicosas más grandes.
  • Ligadura alta y extirpación de venas. Este procedimiento involucra atar una vena antes de que se una a una vena profunda y extraer la vena a través de pequeñas incisiones. Este es un procedimiento ambulatorio para la mayoría de las personas. La extirpación de la vena no afecta de forma adversa la circulación de la pierna, ya que las venas más profundas de las piernas se encargan del aumento en el volumen de sangre.
  • Flebectomía ambulatoria. El médico extrae las venas varicosas más pequeñas a través de una serie de pequeños orificios en la piel. Solo las partes de la pierna que se punzan están entumecidas en este procedimiento ambulatorio. Por lo general, las cicatrices son mínimas.
  • Cirugía endoscópica de venas. Es posible que necesites esta operación solo en un caso avanzado que involucre úlceras en las piernas si fracasan las otras técnicas. El cirujano utiliza una videocámara delgada insertada en la pierna para visualizar y cerrar las venas varicosas y luego extrae las venas a través de incisiones pequeñas. Este procedimiento se realiza en forma ambulatoria.

DESARROLLADO POR CONTACT BUSINESS SOLUTIONS © 2020. DR. PAUL CARRERA – TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Agenda tu consulta, whatsapp