PROCEDIMIENTOS

FISTULAS PARA HEMODIÁLISIS

Una fístula arteriovenosa, también llamada FAV, es una conexión quirúrgica de una arteria directamente a una vena. Esto se hace generalmente en aquellos que necesitan hemodiálisis. La hemodiálisis es un tratamiento para tratar la insuficiencia renal aguda (repentino) y crónica (a largo plazo). Se utiliza una máquina que funciona como los riñónes verdaderos para limpiar los desechos de su sangre. La FAV actuará como un puente para que la sangre entre en la máquina de hemodiálisis. La fístula generalmente se hace en el brazo que no se utiliza siempre (brazo izquierdo si usted es derecho y viceversa). Es donde su médico pone las agujas durante la hemodiálisis. La sangre saldrá y regresará por la FAV después de que sea limpiada por la máquina de hemodiálisis.

Información

Los riñones sanos limpian la sangre quitando sustancias perjudiciales como el exceso de líquido, minerales y desechos tóxicos (perjudiciales). Ellos también producen sustancias que ayudan a mantener sus huesos fuertes y su sangre sana. La insuficiencia renal ocasiona que los desechos perjudiciales se acumulen en su cuerpo, llevando a un aumento en la presión arterial. Esto puede también causar que su cuerpo retenga líquido en exceso y no produzca suficientes glóbulos rojos. Cuándo esto sucede, usted puede necesitar tratamiento para reemplazar la función de sus riñones. Tener un FAV para hemodiálisis puede aliviar sus síntomas de insuficiencia renal y mejorar su calidad de vida.

Fistulas para Hemodialisis

Hay tres tipos principales de acceso vascular para hemodiálisis. Estos se describen a continuación:

  1. Fístula: una arteria del antebrazo se cose a una vena cercana.
  • Esto permite que se introduzcan las agujas en la vena para el tratamiento de diálisis.
  • Una fístula tarda de 1 a 4 meses en sanar antes de que esté lista para su uso.
  1. Injerto: se unen una arteria y una vena del brazo por medio de un tubo de plástico en forma de U bajo la piel.
  • Se introducen agujas en el injerto cuando se hace una diálisis.
  • Un injerto puede estar listo para usarse en 3 a 6 semanas.
  1. Catéter venoso central: un tubo de plástico flexible (catéter) se introduce bajo la piel y se coloca en una vena del cuello, el tórax o la ingle. Desde allí, el tubo va a una vena central que conduce al corazón.
  • Un catéter venoso central está listo para usarse de inmediato.
  • Por lo general se utiliza solo por pocas semanas o meses.

DESARROLLADO POR CONTACT BUSINESS SOLUTIONS © 2020. DR. PAUL CARRERA – TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Agenda tu consulta, whatsapp