Cirugía Vascular

Las várices son un problema que afecta a ambos sexos, aunque motivo de consulta más frecuente en las mujeres. Son dilataciones de las venas que presentan síntomas dependiendo del grado de severidad de la enfermedad y que en la mayoría de los casos necesitan ser tratadas por medio de la cirugía de varices convencional o láser.

La sangre sale del corazón a través de las arterias y baja hasta los pies para entonces retornar por las venas hasta el pulmón. Las venas tienen válvulas que permiten que la sangre haga este recorrido y retorne al pulmón sin que regrese a los pies. Cuando se presentan las varices es porque estas válvulas no están funcionando debidamente y se produce un aumento de la presión de la sangre en estas venas, lo que ocasiona una dilatación en el sistema venoso superficial de los miembros inferiores y entonces, es necesario examinar si requieren una cirugía de varices.

Las técnicas quirúrgicas han dado pasos enormes en su evolución, actualmente tienen una fuerte tendencia a convertirse en procedimientos poco invasivos y menos traumáticos. La cirugía de varices se puede realizar con anestesia general, regional o local, dependiendo de los antecedentes del paciente y del resultado que se obtenga en el estudio previo venoso de ultrasonido.

La cirugía de varices es ambulatoria. Consiste en la extracción de las venas enfermas a través de pequeñas incisiones en la piel donde nace la vena. La intervención es segura, sin mayores riesgos ni complicaciones. Luego de la cirugía el paciente evoluciona satisfactoriamente en su recuperación. Los beneficios aumentan cuando el paciente se siente tranquilo al saber que está en manos especializadas que le garantizan un procedimiento exitoso, por eso le ofrece un medio totalmente estéril para realizar la cirugía que permite mejores resultados, menor incidencia de reproducción de las varices y resultados estéticos muy satisfactorios.

Es importante tener en cuenta que como cualquier cirugía puede tener algunas complicaciones como la creación de trombos, ulceraciones o manchas en la piel. Sin embargo, hoy en día los riesgos son cada vez menores ya que este tratamiento ha superado la prueba del tiempo, durante más de cincuenta años ha sido practicada en todo el mundo y sus resultados son casa vez mejores.

Agenda tu consulta, whatsapp